Aragón

El ‘baño forestal’ como nuevo producto turístico terapéutico

Los paseos forestales se originaron en Japón en 1982

Bosque en Zaragoza.
photo_cameraBosque en Zaragoza.

Los ‘Baños del Bosque’ se van a fomentar en Aragón, como producto turístico terapéutico internacional, que en definitiva se trata de potenciar los paseos forestales para relajar física y mentalmente a las personas, sobre todo a la población urbana.

Los investigadores del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA), Domingo Sancho Knapik y Tiziana de Magistris, impartirán mañana, domingo 12 de mayo, una conferencia bajo el título Baños del Bosque: nuevo producto turístico terapéutico internacional, en la Feria de la Primavera que se celebra en la localidad oscense de Biescas. Es una feria que gira en torno a la horticultura, la jardinería doméstica y las plantas en general.

El “baño forestal” está muy implantado en Japón. Se llevan a cabo paseos forestales de una forma meditativa, donde el caminante se relaciona directamente con el bosque percibiéndolo con todos sus sentidos y obteniendo beneficios para la salud.

“Es una actividad bastante desconocida por la sociedad española, y por eso el proyecto estableció unas bases de partida en la provincia de Teruel, concretamente en los pinares de Rodeno de Bezas y los montes de Orihuela del Tremedal”, afirman a El Confidencial Autonómico desde el CITA.

Origen en Japón

El baño forestal o ‘shirin-yoku’ se originó en Japón en 1982. Surgió como una iniciativa del Ministerio de Agricultura, Sivicultura y Pesca del país nipón. El objetivo era crear una práctica terapéutica que favoreciera la relajación mental y física de la población urbana sometida a momentos estresantes.

“En Japón se inspiró en tradiciones sintoístas y budistas, que promueven la comunicación con la naturaleza, pero también tenemos el ejemplo del Camino de Santiago en España, en el que muchos que lo hacen total o parcialmente expresan su relación, fruto de una meditación vinculada la cristianismo, o por otras motivaciones”, afirman desde el CITA, y “en definitiva es subrayar los beneficios para la salud integral de pasear por el bosque, sea por el motivo que sea”.

Una sesión podría consistir en una visita a un bosque caminando, sentándose, estirándose, observando elementos naturales del entorno, y disfrutando del silencio y los sonidos naturales.

“En definitiva, es potenciar y mejorar el senderismo o ir a caminar por el monte, como se suele decir en España, difundiendo los beneficios para la salud integral de la persona, y, tanto en Aragón como en otras zonas de España, tenemos muchos lugares adecuados para promocionarlo mucho más”, afirman.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable