Aragón

La AEGC pide más de 2000 años de prisión para Jose Ternera por el atentado de la casa cuartel de Zaragoza

Consideran que el etarra dio la orden de cometer el brutal asesinato

Josu Ternera
photo_camera Josu Ternera

 

 

La Asociación Española de Guardias Civiles como primera acusación particular, a través de su abogado Jorge Piedrafita, ha solicitado para el dirigente etarra, Josu Ternera, la máxima pena en su escrito de acusación contra el dirigente etarra. 

Tras formularse la acusación por el Fiscal Pedro Rubira, la Sala Penal de la Audiencia Nacional, en la que se está viendo la causa, dio trasladó al resto de acusaciones para que formuláramos nuestras conclusiones provisionales en las que AEGC ha solicitado 2776 años de prisión por los 11 asesinatos, cinco de ellos de menores) y los 96 asesinatos en grado de tentativa. La Asociación Española de Guardias Civiles considera que Josu Ternera fue el que dio la orden de cometer el brutal atentado contra la casa cuartel de Zaragoza. Consideramos que está sobradamente probado por las numerosas pruebas y así lo defenderemos en la vista donde mantendremos una acusación firme y vigilante para lograr justicia y resarcimiento a los guardias civiles y su familias de este cruel atentado. 

Una justicia que llevamos esperando muchos años pero que en AEGC estamos convencidos llegará próximamente en forma de máxima condena para uno de los más sanguinarios asesinos de ETA. Un individuo que a día de hoy no ha mostrado ningún tipo de arrepentimiento por el dolor causado y no ha pedido perdón a sus víctimas. 

Planeado y decidido 

El Ministerio fiscal no tiene ninguna duda de que el atentado ocurrido el 11 de diciembre de 1987 fue una respuesta a la detención del dirigente de la organización terrorista Santiago Arróspide Sarasola, conocido como Santi Potros, el 30 de septiembre de 1987 en la localidad francesa de Anglet. La caída de este asesino conllevó la detención de un centenar de integrantes de la organización terrorista. Lo decidieron y planearon, según la acusación popular, el propio Ternera y los condenados Francisco Múgica Garmendia y José María Arregui Erostarbe. 

Fue, al parecer, en una reunión en el sur de Francia en la que se pidió alcomando Argala, es decir, a los condenados Henri Parot, Jaques Esnal, Jean Parot y Frederick Haramboure, que se trasladaran a Zaragoza para colocar un automóvil-bomba en el acuartelamiento que al propio tiempo albergaba los domicilios y familias de los miembros de la Benemérita destinados en aquel emplazamiento.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?