Aragón

La mayor entidad tiene allí una cuota de mercado del 46%

Teruel, la provincia con más oficinas bancarias por habitante

La concentración en unas pocas entidades ha crecido desde el estallido de la crisis en toda España, pero sobre todo en Aragón

Oficinas de la Caja Rural de Teruel, en la Plaza del Torico de la capital provincial.
photo_camera Oficinas de la Caja Rural de Teruel, en la Plaza del Torico de la capital provincial.

El proceso de reestructuración del sistema bancario español que se ha llevado a cabo desde 2008 ha provocado la reducción del número de sucursales en todo el país y el aumento de la concentración en unas pocas entidades. Este fenómeno es especialmente acusado en provincias pequeñas y poco pobladas, con es el caso de Teruel.

El Confidencial Autonómico ha consultado un artículo elaborado por Joaquín Maudas -catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Valencia e director adjunto del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas-, aparecido en la revista ‘Cuadernos de Información Económica’ que edita la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas).

A la vista de los datos de la Asociación Española de Banca, de la Confederación Española de Cajas de Ahorros y de la Unión Nacional de Cooperativas de Crédito, Maudas concluye que “la reestructuración bancaria ha tenido un impacto desigual a lo largo de la geografía española, al menos en términos de ajuste en la capacidad instalada”.

La segunda conclusión es que la reducción de la red de oficinas ha tenido distinta intensidad en las diferentes provincias: concretamente, “es más acusada en aquellas donde mayor presencia tenían las entidades que han recibido ayudas públicas y a los que el Memorando de Entendimiento (MoU) ha impuesto severas restricciones en el ajuste de su capacidad instalada. Esta distinta intensidad en el ajuste conlleva en paralelo una distinta intensidad en el aumento de la concentración del mercado, habiendo crecido más en aquellas provincias donde más oficinas se han cerrado”.

El ajuste más fuerte lo experimentaron Castellón, Orense y Gerona: en el primer caso, entrre 2008 y 2015 desaparecieron el 42% de las oficinas bancarias que había en la provincia, el 41% en las otras dos.

A menos densidad de población, mayor de red bancaria

La densidad general de la red cayó en los últimos siete años, y este estudio permite constatar las importantes diferencias que existen de unas provincias a otras en el número de oficinas que existen por habitante; o, a la inversa, el número de habitantes a los que tiene que atender cada sucursal.

La mayor densidad de red correspondía en 2014 a Teruel: en esa provincia, cada sucursal ‘tocaba’ a 690 habitantes, mientras que en el extremo opuesto se encontraba Cádiz, con una proporción de 2.386 personas por cada oficina bancaria.

“En general, las provincias con mayor densidad de red son las que tienen una menor densidad de población (la correlación con datos de 2015 es del 90%), lo que muestra la importancia de la densidad de población a la hora de explicar las diferencias de densidad de red entre provincias”, señala Joaquín Maudas.

En este caso se cumple a la perfección, ya que Teruel es la provincia de España con menor densidad de población: a principios de 2015 tenía 9,31 habitantes por kilómetro cuadrado.

Crece la concentración en Aragón

Pero, además, Teruel también lidera ahora el ránking de provincias con mayor concentración bancaria. La entidad con mayor presencia tiene un 46% de cuota de mercado en la provincia, nueve puntos porcentuales más que en 2008.

La que menor concentración tiene es la provincia de Badajoz. Según diferentes indicadores, Teruel y Badajoz son respectivamente las provincias con mayor y menos concentración de entidades bancarias. En Teruel, pero también en Huesca, Segovia, Soria, Ceuta y Melilla, menos de diez entidades de depósito tenían oficinas, frente a las 80 que estaban presentes en Madrid.

Durante los años de crisis económica y ajuste del sistema bancario, Aragón es la comunidad autónoma en la que mayor incremento de la concentración se experimentó: de hecho, se duplicó, igual que en el País Vasco y Cataluña, según el Índice de Herfindahl e Hirschman (IHH) que se usa para medir la concentración de un mercado.

Aragón era en 2014 la comunidad con mayor concentración de entidades bancarias, seguida de Cantabria, frente a Andalucía, Extremadura y la Comunidad Valenciana, donde la concentración es menor.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable