Andalucía

Un grupo de hoteleros sevillanos se encargan del reparto del Banco de Alimentos hasta que finalice el estado de alarma

Más de 25 voluntarios asumen el papel de la entidad porque los integrantes eran personas mayores

Los hosteleros voluntarios Banco Alimentos
photo_cameraLos hosteleros voluntarios Banco Alimentos

Los hosteleros asumen el voluntariado del Banco de Alimentos para que pueda seguir repartiendo productos durante la cuarentena

Un grupo de más de 25 personas se encarga del reparto ya que los voluntarios del Banco de Alimentos se encuentran aislados durante este periodo de crisis provocado por el Covid19.

La Asociación de Hosteleros de Sevilla y Provincia, entidad que suma más de 800 establecimientos, ha realizado un llamamiento para que el Banco d Alimentos pueda seguir realizando sus repartos diarios.

La entidad se encuentra actualmente sin voluntarios, ya que todos ellos son personas de más de 65 años de edad y se encuentran en cuarentena por prevención.

Antonio Luque, presidente de los hosteleros, asegura: “es el momento de ayudar, todos tenemos que aunar fuerzas para que a todas las personas que lo necesiten les llegue la aportación del Banco de Alimentos. No tienen voluntarios porque por edad no pueden exponerse al contagio. Por eso hemos creado un grupo de personas que vienen de todos los sectores profesionales para ayudar”.

El endurecimiento de las restricciones por el estado de alarma para frenar lo máximo posible el contagio por Covid19 limita al teletrabajo muchas actividades no esenciales. Por este motivo, la patronal ha pedido permiso al Ayuntamiento de Sevilla para continuar con esta labor. Luque defiende: “el delegado de seguridad, Juan Carlos Cabrera, nos ha concedido permiso para circular y seguir con estas entregas”.

El presidente de la patronal, Antonio Luque y Andrés Laredo, miembro de la junta directiva de la asociación, organizan conjuntamente dicha actividad, y cada lunes planifican los repartos a través de un grupo de WhatsApp.

Se trata de una acción solidaria más del colectivo hostelero, que tuvo que cerrar sus puertas cuando se decretó el estado de alarma el pasado 13 de marzo.

Desde entonces se ha donado el excedente de casi todos los establecimientos de restauración, así como pequeños electrodomésticos como microondas, congeladores o neveras a comedores sociales.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes