Andalucía

El entorno de Juan Espadas azuza en la sombra los rumores de un adelanto electoral en Andalucía para justificar el acelerado relevo de Susana Díaz

Fuentes próximas al Gobierno autonómico de Juanma Moreno reafirman su compromiso por agotar la legislatura

EuropaPress_3795055_candidato_psoe-a_presidencia_junta_andalucia_alcalde_sevilla_juan_espadas (1)
photo_camera El candidato del PSOE-A a la presidencia de la Junta de Andalucía y alcalde de Sevilla, Juan Espadas

La presión sobre Susana Díaz no para de crecer. Formalmente continúa en sus puestos de secretaria general del PSOE-A y de presidenta de su grupo parlamentario, pese a la clara victoria que Juan Espadas obtuvo en las recientes primarias socialistas para la candidatura a la Junta.

Aunque parece descartada la opción planteada en la noche electoral por Díaz de una bicefalia hasta el próximo congreso regional, que Ferraz con toda la intencionalidad ha adelantado tres semanas —finalmente será el próximo 3 de julio—; lo cierto es que la expresidenta autonómica continúa aferrada a sus cargos.

Fuentes próximas al PSOE Andaluz no descartan su nombramiento como senadora por designación autonómica, rumbo a Madrid, pero tampoco que una gestora de Ferraz tome manu militari el control del partido, en el caso de que Díaz no colabore con la rapidez y docilidad requerida, o la convocatoria de nuevas primarias para la secretaría general del PSOE-A.

El rumor de un posible adelanto electoral por parte de Juanma Moreno es un argumento-fuerza utilizado dentro de las filas socialistas para acelerar el traspaso de poderes, dado que unas elecciones siempre requieren un enorme trabajo previo de organización, con la consiguiente necesidad de que toda la maquinaria interna y las listas de las candidaturas estén perfectamente a punto.

El origen del rumor

Fuentes cercanas al Palacio de San Telmo, sede del Ejecutivo andaluz, señalan a El Confidencial Autonómico que “salvo que Juanma se viera sin mayoría parlamentaria, su intención es agotar la legislatura. Estamos saliendo de una pandemia. Él mismo lo ha recalcado en una entrevista en Canal Sur: no es momento de megáfonos ni de pancartas. Otra cosa es que este final de legislatura lo fuercen Ciudadanos o Vox”.

Estas mismas fuentes de San Telmo no dudan a la hora de señalan el origen de este rumor: el PSOE andaluz; más concretamente, el bando ganador de Juan Espadas. “Es un ruido avivado desde dentro del propio partido socialista para acelerar la toma de poder del liderazgo que sale de sus primarias”, indican estos interlocutores.

Aunque de cara a la galería las luchas dentro del PSOE-A han desaparecido —la cuenta de Twitter de Susana Díaz está prácticamente inactiva y sus apariciones públicas son escasísimas—, dentro del partido continúa la marejada de fondo. Fuentes cercanas al PSOE señalan que “Susana no termina de marcharse del todo. De la reunión que celebraron el pasado viernes Juan y Susana ha trascendido muy poco, salvo los nombramientos en el grupo parlamentario, que son cosa de Juan en su derecho de ganador. Ella continúa manteniendo sus cargos. Trata de optimizar la posición de poder que le queda para gestionar su salida y la de los suyos, pero la paciencia de Juan, y la de Ferraz, tienen un límite”.

Golpe de efecto

Dado que Juan Espadas no termina de hacerse con el control del partido, hoy miércoles ha buscado ejecutar un golpe de efecto: presidirá la plenaria del grupo socialista, aunque de hecho Susana Díaz continúe siendo oficialmente la presidenta del grupo. “No parece probable que ella acuda a esta reunión, máxime cuando Juan aprovechará para rodearse de su nuevo equipo. Ángeles Férriz, una persona que ha destacado por su anti-susanismo, será la nueva portavoz, y junto con ella llegarán la nueva secretaria general más los tres portavoces adjuntos. Este gesto por parte de Juan hay que interpretarlo como un ‘estoy al mando’. En las imágenes de hoy saldrá él y su nuevo equipo en primera plana, y lo más probable es que Susana no acuda”, anticipan los interlocutores.

Dado que Espadas no tiene acta como diputado autonómico, no puede asistir a las reuniones de la cámara. En cambio, a la plenaria, que es un acto interno de partido, sí que puede asistir y presidir. Durante esta reunión, que comienza hoy a las 16:00 y que durará 24 horas, cada parlamentario socialista expondrá planteamientos. “Será un buen momento para marcar el nuevo rumbo, dentro y fuera del partido”, señalan los interlocutores de este periódico.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?