Andalucía

Desarticulada en la Costa del Sol la mayor red de robo de coches de alta gama en España para su posterior uso en el narcotráfico

La banda, integrada por búlgaros, no tenía a su nombre ningún tipo de contrato ni propiedad en nuestro país

Captura vídeo Operación Beta - Policía Nacional
photo_camera Captura vídeo Operación Beta - Policía Nacional

Hasta uno de los detenidos alabó a los agentes por el mérito de conseguir dar con ellos y apresarlos. Así lo describen fuentes cercanas a la investigación en declaraciones a El Confidencial Digital. La operación Beta, liderada por la Policía Nacional e iniciada en enero de 2021, se ha saldado con la desarticulación de la organización más importante en nuestro país dedicada a la sustracción de vehículos de alta gama que posteriormente los suministraban gracias a un nexo a organizaciones dedicadas al narcotráfico.

La Policía Nacional apagó el motor de esta organización búlgara y aparcó sus actividades después de más de 50 robos de vehículos, valorados en más de tres millones de euros. Su modus operandi consistía en sustraer coches en el litoral malagueño y se los vendían a los narcotraficantes campogibraltareños, asentados a unas decenas de kilómetros del lugar de actuación, para ser usados como auténticos cohetes dedicados a transportar drogas.

Los búlgaros, una vez arrestados, preguntaron a los policías cuál era mejor. “Cuestionaron que si eran mejores que los ucranianos (una banda que fue desarticulada en la operación Módena y se dedicaba al robo y desmontaje de coches de alta gama para su posterior venta fuera de España por piezas) y el nombre de la operación. Robaban coches que poseían altísimas medidas de seguridad, eran expertos. Ya en Bulgaria adquieren muchos conocimientos técnicos y siguen formándose en nuestro país, operando posteriormente en la Costa del Sol”.

Los datos de la operación dibujan que eran los mayores suministradores de vehículos a los narcotraficantes. 52 coches sustraídos y 16 recuperados en actuaciones contra el tráfico de drogas. Parte de estos se encontraron, por ejemplo, en naves, garajes o en playas de La Línea de la Concepción (Cádiz).  

Su carrera delictiva comenzaba sometiendo a control los vehículos que finalmente se disponían a sustraer. “Hacían un proceso de selección. En la Costa del Sol es común encontrar varios coches de más de 90.000€ en una misma calle. Los sometían a control y cuando veían el momento oportuno, actuaban”, relatan las fuentes consultadas.

A su disposición tenían un amplio abanico de equipos electrónicos que permitía abrir un vehículo de alta gama en menos de 60 segundos150.000€ desaparecían en un minuto. “Tienen equipos electrónicos específicos para cada marca de coche o especialmente válidos para grupos de ellos. Eran auténticos expertos, muy buenos”, subrayan las fuentes. Destacan que los cacos les sustraen los geolocalizadores que le colocan las casas de los coches o empresas de seguridad que son contratados por los usuarios de estos como medida de seguridad.

Posteriormente convertían los coches en auténticas máquinas ilícitas de 400 CV para los clanes de la droga en el Campo de Gibraltar previo pago de 6.000€. Los asientos traseros eran retirados para poder introducir incluso más de 500 kilogramos de hachís. Las fuentes policiales destacan que gracias a la tracción a las cuatro ruedas que poseen este tipo de vehículos las arenas de las playas de la Bahía de Algeciras o los caminos abruptos del Parque Natural del Estrecho eran pan comido para un BMW X5, un Toyota Land Cruiser o un Porsche Cayenne.

“Uno de los coches más llamativos fue un Mercedes MG63”, valorado en más de 100.000€. En muchas de las actuaciones iba el jefe de la banda, todos búlgaros. El único español, aseguran las fuentes, hacía de enlace entre los narcotraficantes y los ladrones.

“Los narcos, después de su uso, los abandonan o los aparcan en urbanizaciones donde puedan pasar un tiempo desapercibidos, lo que dificulta su localización. Han sido devueltos coches con bastantes cicatrices a sus dueños, e incluso se ha devuelto un coche y a los pocos días se ha robado el mismo de nuevo", reconocen estas fuentes consultadas. En una misma noche llegaban en ocasiones a robar un vehículo y emplear este mismo para dar cobertura en el robo de un segundo coche.

“Ha costado mucho darles caza”

Las fuentes consultadas por este periódico admiten que los investigados usaban diferentes y muy buenas técnicas para evitar su localización y seguimiento. “No tenían nada a su nombre, ni contratos ni propiedades”. Informan que incluso cuando les seguían por la calle paraban sus coches en la misma vía para ser sobrepasados en caso de seguimiento o daban varias vueltas a las rotondas como medidas de seguridad. Aunque no iban en coches de alta gama, tenían modelos más normales. Las mismas fuentes admiten que el jefe de la red muchas veces iba a las operaciones para asegurarse de que la sustracción saliera perfecta.  

Duro golpe 

Con estos dos golpes de la Policía Nacional se han desarticulado dos de las organizaciones más fuertes en nuestro país, el grupo de los ucranianos y búlgaros. Los detenidos se encuentran acusados como presuntos autores de robos con fuerza de vehículos y organización criminal, además de por falsedades documentales.

Los coches de alta gama se encontraban principalmente en el Campo de Gibraltar, aunque se han recuperado vehículos sustraídos en diferentes puntos de la costa andaluza debido a la presión policial en la zona del Estrecho con la implantación del Plan Especial de Seguridad. Algunos narcotraficantes, comentan las fuentes consultadas por este medio, no dudaban en embestir los vehículos policiales en su huida con estos coches sustraídos. Con esta operación, comentan las fuentes, también se ha atacado la logística de las organizaciones dedicadas al narcotráfico. 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?