Andalucía

Así se combaten las olas de calor en las cárceles: celdas abiertas, ventiladores, helados, piscina…

Los presos también pueden usar de forma ilimitada las duchas para paliar las altas temperaturas

Piscina del Centro Penitenciario de Archidona.
photo_camera Piscina del Centro Penitenciario de Archidona.

Las altas temperaturas que se han registrado desde el mes de junio han provocado que el verano de 2022 esté entre los cuatro más calurosos desde 1950. Según las estimaciones del Instituto de Salud Carlos III, aproximadamente 2.124 personas han fallecido a consecuencia de los golpes de calor.

Estas temperaturas insufribles han llegado a todas las partes del país, incluido los Centros Penitenciarios. A pesar de que no se han registrado golpes de calor de internos, en algunas de las cárceles, como es el caso de la de Puerto 1, situada en Cádiz, se han adoptado medidas específicas para combatir el calor. 

Estas medidas han sido comunicadas a los funcionarios de prisiones a través de una circular interna firmada por el director del centro. Según explica el escrito, al que ha tenido acceso Confidencial Digital, debido a “las reiteradas olas de calor de altísimas temperaturas se aconseja que se adopten medidas específicas en relación a la permanencia de los internos en las celdas”. 

Se perdonan castigos de aislamiento y celdas abiertas

Por ello, han tomado la decisión de que los internos que se encuentran en la actualidad cumpliendo días en la celda de aislamiento por mal compartimiento situado en el Módulo V, “cesarán con carácter de inmediato, dándoles la sanción por cumplida y pasándoles a su departamento”. 

Asimismo, también relata esta misma circular que “las celdas de los internos que ocupen la segunda planta del Módulo I, durante la jornada diurna, pueden permanecer con la primera de las puertas abiertas, con la finalidad de reducir, en la medida de lo posible, la temperatura de las mismas”. 

Mientras estas puertas estén abiertas, los accesos a cada una de las galerías estarán cerrados con la finalidad de mantener la seguridad. Pero durante el servicio nocturno, las puertas sí estarán cerradas. 

“Nos quita autoridad”

Estas medidas han sido criticadas por la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP) porque consideran que, si ya hay pocas herramientas, que les “perdonen” el castigo a internos de primer grado les quita autoridad. 

Además, según ha podido conocer ECD por fuentes penitenciarias, para combatir el calor, también reciben comidas ricas en nutrientes supervisadas por un médico con primer plato, segundo y postre, que consiste en fruta de temporada o yugurt. 

Asimismo, también puede completar su alimentación con helados, pero éstos son de pago y los obtienen en el economato. Aun así, tienen un precio “mucho más bajo” que si lo comprasen en un supermercado. Por ejemplo, un Maxibon puede alcanzar en algunos establecimientos los 3 euros y en la prisión, tiene un coste de 0,80 céntimos. 

Piscinas, ventiladores, duchas…

Por otro lado, en las propias celdas también disponen de ventiladores y de duchas para poder refrescarse de forma ilimitada. Estas últimas están presentes en las celdas de todas las cárceles, salvo en las más antiguas, que se encuentran en el exterior y pueden usarlas libremente cuando bajan al patio.

También tienen piscinas, que a excepción de la del Centro Penitenciario de Alhaurin, situado en Málaga, todas están abiertas. Según fuentes penitenciarias, su horario suele ser de mañana y de tarde, pero existe un problema en ellas, y es que muchas no disponen de socorristas.

Esto es algo de lo que quejan desde la APFP, porque si ocurre algo, han de ser ellos mismos los que atiendan al preso hasta que venga el médico. “Somos funcionarios de prisiones, no somos socorristas, no es nuestra profesión”, han manifestado. El gasto de las piscinas supone una media de 200.000 euros al año. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?