Andalucía

Los agricultores andaluces calculan que la producción de aceituna alcanzará el millón y medio de toneladas

El clima adverso y los aranceles de Estados Unidos no frenarán la cosecha

Recogida de aceitunas en un olivar de Andalucía.
photo_cameraRecogida de aceitunas en un olivar de Andalucía.

Durante la temporada 2018-2019, el sector agrícola busca superar la cantidad recogida durante el curso anterior: más de un millón 250 mil toneladas de aceituna. Este año, los agricultores se enfrentan a unas condiciones climatológicas adversas y a unos aranceles impuestos por el ejecutivo del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, a la aceituna de mesa.

A pesar de esto, en el sector agrícola hay optimismo. “Aunque la campaña ha empezado regular, la evolución de la misma ha sido bastante buena”, ha dicho David Erice, responsable técnico de aceite de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA). El año pasado, la producción de la aceituna experimentó una caída del 5,5%. Juan Luis Ávila, de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), estima una cosecha “por encima del millón 300 mil toneladas”, con la que espera recuperar la cantidad perdida. Erice es más optimista: “Aunque es complicado hablar de un número concreto”, la UPA calcula que la producción pueda alcanzar un millón 500 mil toneladas. A finales del mes de octubre, la Junta de Andalucía sacará su propia estimación de la campaña de la aceituna.

Este optimismo choca con un comienzo de temporada protagonizada por un tiempo inestable en Andalucía, donde se recoge el 80% de la producción nacional. Las precipitaciones de los últimos meses, aunque esporádicas, han provocado la pérdida del 50% de la cosecha en algunas zonas. Además, el calor, que se ha prolongado a lo largo del mes de septiembre, ha obligado a los agricultores a hacer cálculos, ya que la temporada del verdeo se ha retrasado. “Si a mediados de octubre sigue sin llover, las posibilidades de recoger una buena cantidad descenderán”, ha dicho Ávila.

Los seguros, una solución

El secretario general de UPA Jaén, y responsable sectorial del aceite de oliva en UPA, Cristóbal Cano, ha propuesto la contratación de seguros como solución al problema, pero solo el 5% de los agricultores que trabajan en el sector de la aceituna contrata uno. “Son seguros caros”, ha dicho Ávila, “y no siempre responden a las expectativas”. Una opinión que comparte Erice: “Son difíciles de diseñar, y no están muy bien cubiertos”.

Esta situación ha provocado las protestas de los últimos meses. En ellas, los agricultores han pedido un “precio justo” para la aceituna de mesa. Según datos publicados de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, el kilogramo de aceituna apenas alcanza un euro y se vende por un precio siete euros superior.

A los bajos precios de la aceituna de mesa, hay que añadir los aranceles impuestos por el Gobierno de Donald Trump. Según Erice, la decisión del presidente norteamericano “no responde a una decisión comercial lógica” del que es el principal cliente de la aceituna andaluza. Estados Unidos gasta 164 millones de euros en aceitunas andaluzas, que supone el 23% del total de la producción exportada, según datos del Consejo Oleícola Internacional (COI).

Para contrarrestar unos aranceles que el sector de la aceituna española considera “definitivos”, se explorarán nuevos mercados en otros países que son fuertes importadores de aceitunas andaluzas, como Italia, Alemania o Francia, una medida que “necesita tiempo”, según Erice.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo