Andalucía

El agente que salvó la vida a una niña en Cádiz, candidato a la medalla Asociación Santo Ángel

El policía, fuera de servicio, evitó que la menor se ahogara con una golosina

CEIP Raimundo Rivero
photo_cameraCEIP Raimundo Rivero

La Dirección General de la Policía ha propuesto a un agente perteneciente al cuerpo de la Frontera Marítima de Tarifa (Cádiz) como próximo receptor de la medalla de la Asociación Santo Ángel de la Policía. Se trata de un agente que, “fuera de servicio”, salvó la vida a una niña que se estaba atragantando.

Los hechos ocurrieron el pasado 5 de junio. Según el relato de la Dirección General de la Policía, el agente fue a recoger a su hija al CEIP Reina de la Paz de San Fernando. El agente vio, en el colegio de al lado, el colegio público Raimundo Rivero, a un grupo de personas alrededor de una niña de entre 6 y 7 años de edad, boca abajo y dando arcadas, “al parecer, por un posible atragantamiento de un objeto extraño en su interior”.

Según pudo saber el agente, ésta se había atragantado con una golosina. El agente se dispuso a realizar la maniobra de Heimlich, mientras notaba que “sus síntomas de agotamiento y agonía se intensificaban conforme pasaban los segundos sin poder respirar”.

El agente, que ya había pedido a los presentes que llamasen a una ambulancia, aprovechó un momento en que la menor hizo un ademán de vomitar para volver a presionar sobre su abdomen y, así, expulsar el objeto extraño al exterior.

Una vez expulsada la chuchería, apareció el padre de la menor, quien agradeció al voluntario “sin saber de qué manera agradecer lo que había hecho por su hija”. La rapidez de la situación hizo que no fuera necesaria la asistencia sanitaria ni presencia de ningún Cuerpo Policial. Sin embargo, el agente indicó al padre que llevase a su hija a un centro médico para que fuese asistida para comprobar que la menor no hubiese padecido alguna otra complicación al respecto.

La Asociación Santo Ángel de la Policía organiza, cada mes de mayo, una gala en la que se distinguen a “agentes de las Fuerzas de Seguridad que hayan realizado acciones heroicas” o, incluso, “hayan salvado alguna vida”, en la mayoría de los casos, de forma totalmente anónima, con la Medalla de Honor y un Diploma.

Entre los agentes que han recibido esta distinción se encuentran los guardias civiles que trataron de rescatar a Julen Roselló, que murió al caer a un pozo en Totalán (Málaga), y la responsable del camping Illa Mateua, en la comarca gerundense del Alt Empordà, que alojó a miembros del dispositivo especial de la Policía Nacional y la Guardia Civil que el Ministerio del Interior estableció en otoño de 2017 en Cataluña. La acogida de los agentes motivó protestas, pintadas, e incluso alguna amenaza.

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable