Andalucía

Tiene lugar el 4 de diciembre desde 1977

La Junta y los partidos olvidan el “Día Nacional de Andalucía”

La pérdida de influencia del Partido Andalucista y otras formaciones nacionalistas explican la ausencia de los actos celebrados otros años

Banderas nacionalistas andaluzas en una concentración del SAT.
photo_camera Banderas nacionalistas andaluzas en una concentración.

El 4 de diciembre de 1977, cientos de miles de personas se manifestaron para reclamar un Estatuto de Autonomía para la “nacionalidad histórica” de Andalucía. Desde entonces, tanto las instituciones como los partidos políticos habían conmemorado la fecha.

Para buena parte de los andaluces, el 4 de diciembre sigue siendo el verdadero Día de Andalucía. De hecho, hasta el año pasado se celebraron numerosos actos institucionales, políticos y sociales para conmemorar la multitudinaria movilización popular que hubo en plena Transición para pedir autogobierno para la región.

En 1977, las crónicas de la época cifraron en un millón y medio los andaluces que se lanzaron a las calles para reclamar la autonomía plena.

Aunque en 1980, el primer gobierno autonómico cambió la fecha establecida institucionalmente como día de Andalucía del 4 de diciembre al 28 de febrero, tanto la Junta de Andalucía como las organizaciones políticas y sindicales han venido conmemorando desde entonces aquella fecha con celebraciones de todo tipo, en especial en recuerdo de Manuel García Caparrós, un joven manifestante que murió de un disparo efectuado por un agente de la Policía Armada en la manifestación de Málaga.

Sin embargo, este año instituciones como la Junta de Andalucía, partidos políticos y sindicatos han olvidado mayoritariamente el 4 de diciembre, y los actos se han limitado a pequeñas concentraciones de grupos nacionalistas.

El nacionalismo andaluz desaparece del mapa

La meteórica desaparición del mapa político andaluz de la formación nacionalista más relevante desde la Transición, el Partido Andalucista, explica en gran medida el olvido de las instituciones públicas de la fecha otrora ampliamente celebrada.

La paulatina desafección de los andaluces hacia el nacionalismo pone de relieve el drama de los andalucistas que pasaron del todo a la nada en poco menos de 30 años. El Partido Andalucista, hoy una formación extraparlamentaria, ocupó cinco escaños en el Congreso tras las elecciones generales de 1979; las alcaldías de grandes ciudades andaluzas como Sevilla, Jerez, Algeciras o Ronda; el gobierno andaluz en coalición con el PSOE tras las elecciones autonómicas de 1996 y más de 500 concejales obtenidos en las municipales de 1999.

El descalabro definitivo ocurrió en las elecciones autonómicas de 2008, cuando los andalucistas perdieron sus cinco diputados en el Parlamento de Andalucía no recuperados hasta la fecha. Las luchas por el poder, y las consecuentes divisiones internas, especialmente entre históricos como Alejandro Rojas Marcos y Pedro Pacheco, éste último en prisión, acabaron con el sueño andalucista.

Premio a Sánchez Gordillo

Ante el desolador panorama nacionalista en Andalucía, la Fundación Memoria y Cultura, con sede en Málaga, ha pretendido este año rescatar del olvido tanto la fecha como los referentes históricos, convocando la primera edición de los Premios García Caparrós.

Unos premios con los que pretende “destacar y homenajear a personas que han dejado su huella en la memoria colectiva, ya sea por sus actividades políticas o sociales a favor del pueblo trabajador andaluz”. Bajo estas condiciones, entre los premiados se encuentran el sindicalista sevillano y alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo y el político granadino Luis Felipe Alcaraz, ex secretario general del Partido Comunista de Andalucía.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?