Andalucía

Los ajustes en la bases de Rota y Morón despiertan recelos en Sevilla y Cádiz. Aseguran que EEUU quiere sustituir cuanto antes a los trabajadores españoles por norteamericanos

En la base de Morón de la Frontera (Sevilla) la huelga en protesta por un ERE en la que han participado 450 trabajadores lleva en marcha cuatro días y que amenaza con convertirse en un paro indefinido. En Rota (Cádiz), tras las obras que ha habido durante el verano, también planea la amenaza de posibles recortes en el número de empleados, más de 1.500 en total. Pese a las quejas de los alcaldes de la zona, el Ministerio de Defensa dice "no tener potestad" en este asunto.

Según ha podido saber El Confidencial Autonómico de fuentes del Ministerio de Defensa “ni las autoridades militares de la base ni el propio Gobierno tienen potestad en la gestión de personal de una empresa y en su relación con los asalariados”.

Así lo confirmó el ministro Pedro Morenés esta semana en el Senado, interpelado por el socialista Antonio Gutiérrez Limones, donde afirmó que su departamento “no tiene competencia” en el conflicto laboral que está desarrollándose en Morón de la Frontera.

El Gobierno de España ha puesto de manifiesto que, aunque hay conversaciones con la administración norteamericana por otras cuestiones, no han puesto en marcha ninguna gestión en defensa de los trabajadores de las bases.

En el caso de Morón, la huelga de cuatro días responde a las quejas de los empleados ante la decisión de la subcontrata estadounidense Vinnell-Brown & Root Spain (VBR) de despedir a 70 de los 450 trabajadores españoles que ejercen en la base. Ejercen como auxiliares en todo tipo de cuestiones relacionadas con la aviación: desde mantenimiento a servicios médicos.

Este ERE llega a Morón pese a que ha aumentado un 30% la actividad y se han hecho más de 4.000 horas extraordinarias en el primer semestre. También se han aumentado los turnos y se ha utilizado a unos 80 jubilados civiles americanos para cubrir puestos de trabajo de españoles.

Ofensiva de los municipios colindantes

Una decena de alcaldes de las localidades próximas a la base de Morón se han mostrado críticos con la decisión estadounidense de llevar a cabo estos despidos. Han acusado a los norteamericanos de querer “reducir al mínimo la plantilla” y “sustituir a los trabajadores españoles por estadounidenses”.

El edil que encabeza las reivindicaciones sobre la estabilidad laboral de Morón, extensible a la base de Rota, es el ya mencionado Antonio Gutiérrez Limones, senador y a su vez alcalde de Alcalá de Guadaíra. Otras localidades que han mostrado su apoyo al mantenimiento de los puestos de trabajo han sido –además de Morón– Arahal, Parada, Coronil, Los Molares, Utrera, Mairena y El Viso.

Advierten de que si EEUU decide “dejar de contratar a trabajadores españoles”, no tendrá sentido “mantener esas bases americanas en el suelo español”. Recuerdan que los Ejecutivos español y estadounidense siempre han defendido la implantación de estos centros de operaciones por la alta creación de riqueza y empleo.

¿Cómo se trabaja en las bases?

“Esto no es una decisión de carácter económico-laboral, sino una decisión política”, argumenta Gutiérrez Limones, y recuerda que precisamente ahora en la base de Morón hay “500 marines que forman la Unidad de Intervención en el norte de África”, supuestamente “entrenando para la intervención en Siria”.

Asegura que los vecinos conviven con “peligros, inconvenientes y limitaciones” relacionados con la instalación militar. “Lo único que tienen de beneficio es la creación y el mantenimiento del trabajo y esto no se está produciendo”.

Para el senador socialista, EEUU pretende “cambiar el modelo de instalación militar que tiene en España”, buscando un modelo “más parecido a las maquilas que tienen en América Central”. Las describe como “pseudoinstalaciones o fábricas cerradas que no tributan en el Estado, con trabajadores americanos que no pagan impuestos y mano de obra barata”.

Se calcula que en Rota, la base mueve el 60% de la economía del municipio, aunque también genera ciertos inconvenientes. También en las instalaciones gaditanas se habla de recortes de personal. En 2014 está previsto que lleguen a Rota cuatro buques destructores americanos que forman parte del sistema antimisiles de la OTAN, pensado para bloquear posibles ataques de Irán o Corea del Norte.

http://www.usafe.af.mil/news/story.asp?id=123351614

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes