Andalucía

La Junta tramitó en menos de un día el permiso para dejar morir a una paciente. La solicitud llegó a la Administración Sanitaria de Huelva y la consejera dio la orden al hospital

Andalucía se ha convertido en la primera región en España en aplicar la llamada Ley de Muerte Digna. La Consejería de Sanidad de la Junta tardó menos de 24 horas en autorizar la retirada de sondas de una paciente tras la solicitud de sus familiares.

José Ramón Páez, hijo de la afectada, envió una carta a la Administración Sanitaria de Huelva y a la Junta de Andalucía, al recibir la negativa a retirar las sondas a su madre, por parte del hospital en el que estaba ingresada. No había transcurrido un día cuando la Delegación de la Consejería de Salud dio la orden al centro amparándose en la ley de muerte digna aprobada en 2010

La controvertida ley de Derechos y Garantías de la Dignidad de las Personas en el Proceso de la Muerte, fue aplicada por la Consejería de Administración de Huelva en el caso de Ramona Estévez, que sufría una inconsciencia irreversible, debido a la petición de su hijo, José Ramón Páez.

El hijo de Ramona pidió al médico que estaba a cargo del cuidado de su madre que retirara las sondas que le ayudaban a bombear sangre ya que su propia madre le había aclarado que no quería vivir dependiente de una máquina.

Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, la carta redactada por José Ramón, ayudado por la asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD), fue enviada a la Junta de Andalucía –así como al propio centro- que a su vez se comunicó con la administración sanitaria de Huelva.

Desde este organismo, se contactó con el centro, informándole que según ordena la ley, las sondas podían ser retiradas de la paciente, que volvió a casa con su hijo la tarde del martes.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable