AN

En Talavera de la Reina, el centro educativo Lope de Vega trata de prevenir el acoso escolar aplicando una innovadora metodología

Según indica un estudio realizado por ONG y empresas privadas, en España, 1 de cada 4 niños y adolescentes de entre 5 y 18 años sufre bullying o acoso escolar. En este contexto, Proyecto Jarque cuenta con una propuesta para implementar a partir de la educación infantil y prevenir este problema que afecta a miles de jóvenes.

Esta metodología proyecto ha sido creada por Olga Jarque Gago y ha sido llevada a la práctica por un equipo educativo, con el objetivo de prevenir el acoso escolar de raíz. A través de esta propuesta educativa, ya se pueden identificar y modificar de forma constructiva y vivencial comportamientos inadecuados y antisociales que se dan en las aulas desde edades muy tempranas, concretamente desde el primer año de vida de los niños. Este es un aspecto que diferencia a esta metodología de otras, ya que las más usadas actualmente tratan de eliminar la problemática en edades posteriores, cuando ya comienzan a darse los primeros casos de acoso; esta, por el contrario, consigue evitarla, actuando mucho antes.

Además, esta empresa educativa ha creado un protocolo de 7 fases para actuar cuando estas conductas se producen y cuenta con materiales tanto para profesores como para alumnos.

Natalia Soto: “Es una gran satisfacción ver como los conflictos se resuelven de manera autónoma”

Centros educativos de toda España ya están formando a sus profesores en esta metodología, algunos de ellos llevan más de un año con el proyecto implementado en sus aulas y transmiten sus experiencias con este método.

A continuación, una conversación con Natalia Soto Martín, tutora de 4 años en el centro educativo concertado Lope de Vega, en Talavera de la Reina.

¿Su centro se siente comprometido contra el acoso escolar?

Por supuesto. 

¿Cuánto tiempo lleva Proyecto Jarque implementado en su centro educativo?

La formación fue hace tres años. Desde el curso pasado se implantó en nuestro centro en el aula de tres años y, en el presente curso, con los mismos alumnos en 4 años.

¿Qué resultados están obteniendo actualmente con sus alumnos?

En el curso de tres años, el curso pasado, fue un proceso, pues los alumnos lo veían como un juego... pero, este curso es una gran satisfacción ver como los conflictos se resuelven de manera autónoma y se han reducido el número de conductas que alteraban el funcionamiento de la clase. Los alumnos son más conscientes de que se trata de una forma de solucionar las situaciones planteadas en el día a día.

¿Los alumnos desde tan temprana edad… son capaces de gestionar las conductas antisociales mediante un buen plan de acción en el aula?

A la edad de tres años, sí necesitaban de la ayuda del educador, para todas las fases del proceso. Sin embargo, en 4 años, simplemente les dirijo al personaje con el que tienen que ir a solucionarlo y siguen el protocolo marcado sin mayor dificultad.

¿Cree usted que, si fuéramos capaces de enseñar a los alumnos a gestionar comportamientos inadecuados desde los primeros años de edad, descenderían considerablemente las conductas de acoso en edades posteriores?

Es un tema muy complejo, pero si puedo mencionar que la observación del profesorado es imprescindible para detectar comportamientos inadecuados, que dañan al resto de compañeros, por lo que desde edades tempranas hay que hacer conscientes a los alumnos/as de que hay situaciones que, aún siendo sin querer, duelen a un compañero/a. Y la necesidad de empatizar con él y abrazarle, y disculparse ante lo ocurrido.

¿Cuál calificaría como el aspecto más llamativo de esta metodología?

El formato de solucionar los conflictos es atractivo, es novedoso, y el papel del profesor es de ayuda, de mediador, no de enfado y sin tener que castigar.

¿Cuál calificaría como resultado más llamativo de esta metodología?

Al llegar al curso siguiente de su implantación, la capacidad de resolución de conflictos por sí mismos. Aunque el papel del profesor sigue siendo el que detecta la conducta y quien les deriva al rincón de Proyecto Jarque a solucionarlo.

¿Qué respuesta está obteniendo esta propuesta en su centro por parte de las familias?

Muy satisfactoria, sin duda.

Un paso adelante contra el bullying

Los casos de acoso escolar o bullying se manifiestan de distintas maneras. Hay estudiantes que sufren maltrato psicológico reflejado en un vacío social que impide su integración con el resto o mediante insultos. Asimismo, esto también puede manifestarse a través de agresiones físicas.

Bajo esta grave problemática, Proyecto Jarque ofrece una metodología con resultados comprobados para prevenir este problema que afecta a miles de niños y jóvenes en toda España.


Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes