AN

Prevenir el riesgo de confusión en marcas registradas, contratando un servicio de vigilancia específica (c)

El registro de la marca en la OEPM no la preserva del riesgo de confusión, ya que al ser un organismo público no puede ejercer la defensa de un bien privado, como es la marca registrada. Solo su propietario puede oponerse a otra que se le parezca, por garantizar así el principio jurídico del no abuso de autoridad. Por esta razón, es recomendable encargar el registro y la vigilancia a un profesional independiente que pueda defenderla oponiéndose a cualquier riesgo de confusión que destape una vigilancia eficaz.

Hay dos tipos de vigilancia de marcas, la convencional y la específica © 

Tanto una como otra pretenden impedir que terceros registren marcas o logotipos tan parecidos que se confundan, evitando la paradoja de coexistir marcas que el público confunde por no reconocer la procedencia de los productos o servicios de una y otra. Sin embargo, puesto que el organismo estatal OEPM no puede denegarlas si no hay una oposición del interesado, se conceden solicitudes de marcas que deberían ser denegadas.

La vigilancia convencional y la específica © avisan si encuentran base confundible, siendo necesario que los interesados, únicos que pueden hacerlo, se opongan.

Pero, desafortunadamente, en muchos casos, la vigilancia convencional, como es la que ofrece la OEPM a efectos meramente informativos y con los medios de los que dispone, tropieza con el inconveniente de que las marcas son signos creativos, imaginados para ser únicos, ausentes en diccionarios, y en muchos casos rebeldes a una búsqueda informática convencional.

En cambio, la vigilancia específica © compara en sentido inverso a como lo hace la convencional, partiendo de un listado de parecidos previamente pronosticados para cada una de las marcas vigiladas. Así, se adapta a la naturaleza creativa de unas marcas únicas, ausentes en diccionarios, que si no es de esta forma se resisten a ser comparadas. 

Además, las marcas comunitarias o internacionales son también específicamente vigiladas.

Los derechos de autor de la vigilancia específica © son explotados por Heda Patentes y Marcas, S.L., también Heda o Heda Vigila.

Para más información, es posible escribir al correo electrónico aherrera@hedapatentes.com, escribirles por WhatsApp o visitar la web de la empresa. De esta forma, es posible asegurarse de que la marca se encuentra protegida, ante cualquier riesgo de confusión, por tan solo 24 euros anuales y un único pago de 120 euros por la elaboración del listado previo.

Asimismo, es posible insertar la marca en una sección de marcas vigiladas, seguras, sin coste adicional alguno, con un enlace a la página web de cada marca.


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?