AN

MistMeals habla sobre el uso de los plásticos en la alimentación

Muchas empresas son conscientes de la necesidad del uso de productos biodegradables o compostables y continúan sumándose a la iniciativa de utilizar materiales que permitan reducir la huella contaminante en el medioambiente.

A pesar de que este tipo de insumos suele ser más costoso y ofrece menos posibilidades en cuanto a la conservación y durabilidad, sí existen compañías que asumen el reto, con el fin de seguir apostando por la sostenibilidad.

Este es el caso de MistMeals, una empresa que se centra en preparar menús saludables, que se adaptan a diferentes objetivos, bien sea tener un control de calorías, comer rico y saludable o ganar masa muscular. Además, no contienen ningún tipo de colorantes o conservantes. Para la distribución de los alimentos, utilizan envases compostables, es decir, que no contienen plástico, no dejan residuos tóxicos y su degradación es más rápida que otros tipos de materiales ecológicos.

Los envases compostables evitan el uso de plástico en la alimentación

Dentro del sector alimenticio, los envases compostables se han convertido en una efectiva alternativa para sustituir el plástico desechable. Este tipo de material se puede conseguir en diversas presentaciones, como vasos, platos y contenedores a base de bioresinas.

Esta composta se utiliza comúnmente como abono en la agricultura, ya que posee la materia orgánica que permite la fertilización de los suelos, necesaria para los cultivos. Los componentes para la elaboración de los envases compostables son bagazos de vegetales como el maíz, caña de azúcar o la soja, por lo cual en su composición no existen metales ni elementos tóxicos.

Los envases plásticos, la alimentación y el medioambiente

En los últimos años, el abundante uso del plástico ha representado uno de los principales problemas medioambientales por el tiempo que necesita para biodegradarse y los consecuentes daños que ocasiona en la naturaleza. En este sentido, la enorme cantidad de residuos que, en su mayoría, son desechados en el océano, es una muestra palpable de la necesidad existente de reducir el uso de este material.

Por otro lado, usar plástico para la fabricación de utensilios de comida puede ser un riesgo para la salud, ya que existe evidencia de que componentes como el biesfenol pueden provocar enfermedades como cáncer de mama, infertilidad y diabetes.

Buscar alternativas que sustituyan los envases de plástico es cada vez más importante y en ese sentido, el material compostable es una solución acertada, al ser beneficiosa no solo para el medioambiente, sino también para la salud de las personas.


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?