AN

La instalación de carpas industriales para proteger todo tipo de mercancías, por Grup Vall

Como medida para garantizar una correcta cadena de almacenaje, algunas empresas recurren a carpas industriales. Estas instalaciones pueden ser de chapa simple grecada, lona o panel rígido de doble chapa, y sirven como una solución temporal a la sobrecarga o exceso de producción. El aumento de la demanda y la producción de los mercados, muchas veces, ocasiona que los almacenes sean insuficientes para mantener la mercancía ordenada y en buen estado.

En Grup Vall se pueden encontrar una variedad de naves y carpas industriales resistentes y de calidad para proteger todo tipo de mercancías.

¿Qué es una carpa industrial y para qué sirve?

Una carpa industrial, también conocida como nave desmontable, es una estructura temporal y portátil que se utiliza como almacén. Por lo general, son gruesas y resistentes para que puedan proteger la mercancía durante largos períodos de tiempo. Están hechas con PVC y aluminio, materiales ligeros que hacen más sencillo su montaje. Gracias a los armazones de aluminio que tienen, pueden ser trasladadas con facilidad.

En cuanto a su utilidad, las empresas suelen usar estas carpas cuando el stock ha aumentado temporalmente. También son una opción mientras se hacen reparaciones o mantenimiento en dicho depósito. En caso de que haya ocurrido un accidente y se necesite resguardar la mercancía, por ejemplo, de una inundación interna, estos lugares son ideales. Otro beneficio menos mencionado, pero efectivo, es el uso de la instalación para eventos especiales o exposiciones. De esta manera, se puede construir un lugar cómodo y seguro para los asistentes, sin requerir un gran presupuesto.

Resistencia y calidad con las naves industriales de Grup Vall

Grup Vall es una empresa dedicada a trabajar en proyectos que requieren acciones rápidas para solucionar problemas. Tienen experiencia en España y Francia montando carpas de distintos tamaños, donde destaca la ECS20, de 300 m² (20 m x 15 m) y 4 m de altura. Su montaje puede hacerse en solo un día. En caso de que se requiera más espacio, la ECS15 de 400 m² (15 m x 30 m) y 4 m de altura debe montarse en, al menos, dos días.

En caso de disponer de una semana, es posible instalar el modelo ECS40, que mide 2.000 m² (40 m x 50 m) y 4 m de altura. Finalmente, la más grande es la carpa ECS30 de 3.300 m² (30 m x 110 m) y 4 metros de altura. Su montaje tarda, aproximadamente, 15 días.

Vale destacar que cada una de estas naves ha sido fabricada bajo normativa y estándares europeos, cuentan con el certificado EN1090.

Las carpas industriales representan una solución oportuna para evitar grandes pérdidas o exponer la mercancía. Por esta razón, cada vez más empresas se interesan por el alquiler o compra de las estructuras.


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?