AN

GP Garantías Entre Particulares recalca la importancia de realizar una revisión del coche antes de iniciar un viaje en vacaciones

Para el buen funcionamiento de un vehículo en vacaciones es fundamental un correcto mantenimiento preventivo.

A menudo, las visitas urgentes al mecánico se deben a problemas que han avanzado con el tiempo y terminan requiriendo de una intervención o reparación costosa. Aunque el mantenimiento puede prevenir averías, lo más recomendable es contar con garantías que cubran dichos servicios. Este tipo de contrato es válido por un tiempo determinado después de realizar la compra de un coche. En este sentido, la empresa GP Garantías Entre Particulares ofrece una variedad de contratos para facilitar las transacciones con coches de segunda mano.

¿Qué se debe revisar en un coche antes de ir de vacaciones?

Las vacaciones son el momento más esperado después de largos meses de trabajo. La prioridad en un viaje de este estilo, más allá del entretenimiento, debe ser la seguridad. Para garantizar ese objetivo, es necesario comenzar por verificar que el transporte esté en buen estado. La prevención puede evitar disgustos en el camino, además de accidentes y retrasos.

Lo primero que se debe revisar es el equipo de suspensiones, así como los frenos y neumáticos. Esto permite saber en qué estado se encuentran los amortiguadores y, al mismo tiempo, es posible calcular la cantidad de peso que podrá soportar el vehículo por un largo período de tiempo.

En cuanto a los frenos, las personas deben comprobar que tanto las pastillas de freno, como los discos y el líquido funcionen correctamente.

La mayoría de conductores olvida revisar los neumáticos y esto supone un grave error. Dicha pieza puede dañarse debido al desgaste por uso, haciendo que su superficie se vuelva más lisa. En consecuencia, el coche queda vulnerable y con altas probabilidades de derrapar. Otros factores a revisar son el sistema de climatización, la iluminación y el funcionamiento de las cerraduras y ventanas.

La relevancia de contar con una garantía

Las averías son daños que presentan los vehículos en cualquiera de sus sistemas y piezas. Para poder solucionar esta situación de la manera más rápida y cómoda posible, es recomendable contar con una garantía. Usualmente, los coches de segunda mano que se adquieren entre particulares pueden fallar al poco tiempo de ser adquiridos. Por ello, durante el trámite de compra los involucrados deben incluir una garantía especial que cubra averías mecánicas y eléctricas.

En la empresa GP Garantía Entre Particulares cuentan con una variedad de avales que facilitan las ventas de este estilo, a la vez que dan seguridad al nuevo propietario.

Los contratos pueden cubrir los gastos de mano de obra e impuestos y varían dependiendo de la antigüedad y de la cantidad de kilómetros que tenga el coche.


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?