AN

Evitar la obesidad es fácil con una buena alimentación y ejercicio

El motor que el organismo necesita para una vida sana es una buena alimentación. Además, los ejercicios ayudan a mejorar la salud del cerebro y evitan la aparición de diversas patologías, como la obesidad mórbida. Por este motivo, combinar ejercicio con una dieta equilibrada es recomendable para todo tipo de personas, para conseguir el máximo nivel de bienestar.

Debido a los múltiples problemas de salud que se originan por una alimentación no adecuada y una vida sedentaria, surgen los entrenadores personales. Estos elaboran planes de entrenamiento personalizados, después de una evaluación previa en la que estudian la condición física y psíquica de la persona, para descubrir cuáles son sus debilidades.

PmTeamWomanFit es una plataforma dedicada exclusivamente al sector femenino, con un entrenador personal dispuesto a ofrecer un servicio profesional de asesoría nutricional y deportiva, para lograr un rendimiento físico saludable.

La obesidad mórbida, un problema de salud pública

La obesidad mórbida es una enfermedad metabólica que se caracteriza por un aumento progresivo de la masa corporal. Esta patología es un riesgo para la salud de quien la padece porque puede acelerar la diabetes, aumentar el colesterol, hipertensión y generar problemas cardíacos.

Asimismo, incrementa las posibilidades de sufrir un accidente cerebrovascular y puede provocar trastornos respiratorios y varios tipos de cáncer. Por esta razón, la obesidad mórbida es considerada como uno de los problemas más importantes de salud pública en el mundo, debido al acelerado aumento de pacientes que la padecen.

Esta enfermedad se produce por la ingesta de productos de alto valor calórico, y está asociada con un estilo de vida sedentario. Sin embargo, en muchos casos también influyen los factores genéticos y metabólicos de quien la sufre.

¿Por qué son necesarios los ejercicios y una buena alimentación?

La suma del sedentarismo y el alto valor calórico de algunos alimentos puede generar diversas patologías en el organismo, por lo que se hace necesaria una selección adecuada de los alimentos que se consumen, así como realizar entrenamientos físicos. Con relación a los ejercicios, es recomendable dedicar tiempo y esfuerzo para todas las partes del cuerpo, incluida la mente.

Por otro lado, es importante tener en cuenta que el entrenamiento permite dormir mejor, reduce las posibilidades de sufrir depresión y ansiedad y fortalece la autoestima. Asimismo, ayuda a mantener un peso saludable, reducir el riesgo de sufrir algunas enfermedades y mejora la calidad de vida hasta la vejez. Cuando una persona se alimenta correctamente, estimula la inmunidad e incrementa las probabilidades de tener una vida más larga. Sin importar la edad, cualquier momento puede ser el indicado para iniciar una alimentación equilibrada y encontrar un entrenador físico que permita comenzar a tener un estilo de vida equilibrado entre cuerpo y mente.


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?