AN

Dermatitis seborreica, una afección que puede provocar alopecia si no se trata

Aunque se da en ambos sexos, esta patología afecta algo más a los hombres y suele aparecer tanto en la pubertad, coincidiendo con el desarrollo hormonal, como entre los 30 y los 50 años.

Además, expertos como los de Capilárea recalcan la importancia de un tratamiento temprano para paliar los síntomas e impedir que la enfermedad avance y afecte a los folículos pilosos, provocando la caída del cabello.

Conocida como dermatitis seborreica, es una de las patologías más frecuentes en las consultas dermatológicas. Se trata de una enfermedad que afecta por lo general al cuero cabelludo del paciente, aunque en ocasiones también puede manifestarse en otras partes del cuerpo, como la cara y otras zonas con mayor número de glándulas sebáceas, como la espalda y el tórax.

Es una afección muy molesta para quien la sufre, provocando descamación, fuertes picores en las zonas afectadas (que puede incluso cursar con inflamación del cuero cabelludo). La buena noticia es que, con un diagnóstico temprano y el tratamiento correcto, se puede llegar a estabilizar y controlar la enfermedad, minimizando el impacto en la calidad de vida del paciente.

¿Por qué aparece la dermatitis seborreica? ¿Es cierto que puede llegar a provocar la caída del cabello? ¿Qué tratamientos recomiendan los expertos para paliar los síntomas y recobrar la salud capilar? Soledad Gómez, tricóloga de la Clínica Capilárea en Madrid, explica en qué consiste esta patología.

¿Qué es y por qué aparece?

“La dermatitis seborreica afecta en la actualidad a más de un 3% de la población adulta. Aunque es frecuente tanto en hombres como en mujeres, sí es cierto que observamos una prevalencia mayor en hombres, sobre todo entre los 30 y los 50 años. También es frecuente en bebés (lo que conocemos como costra láctea) durante los tres primeros meses de vida, aunque por lo general

en estos casos suele estabilizarse y desaparecer por si sola durante el primer año del niño”, comenta Soledad Gómez.

A pesar de que no se conocen a ciencia cierta las causas que la provocan, sí se han identificado algunos factores relacionados, tanto físicos como emocionales. El estrés, la herencia genética, la exposición a un clima extremo, ciertos trastornos del sistema nervioso, el cansancio, la obesidad, una alimentación deficiente (con abuso de condimentos picantes, grasas o un consumo excesivo

de alcohol) y ciertas disfunciones hormonales están relacionadas con esta patología, como asegura la tricóloga de Capilárea:

“Todos estos factores pueden influir en la secreción de las glándulas sebáceas, provocando un exceso de grasa. El aumento de esta favorece la aparición del hongo Malassezia Furfur, fuente de todos los síntomas en una dermatitis. A partir de aquí, el proceso de renovación celular del cuero cabelludo se acorta, haciendo que se desprendan los corneocitos cutáneos, que al unirse forman lo que conocemos como escamas. Esta patología es muy habitual en pacientes diagnosticados de

depresión, estrés, etc. La alimentación es otro punto a tener en cuenta, ya que una dieta pobre en verduras, hortalizas y frutas y rica en grasas animales, alcohol, etc. puede incrementar el riesgo de sufrir una dermatitis seborreica”.

¿Cuáles son los síntomas de la dermatitis seborreica?

Descamación, eritema, picor intenso, lesiones rojizas y escamas grasientas de un color entre blanco y amarillo. Esos serían los síntomas más comunes en una dermatitis seborreica. Puede afectar al cuero cabelludo de forma leve (mostrando algo de descamación y picor) o de forma más severa (afectando o cubriendo gran parte de este con escamas gruesas y secas, y provocando malestar en el paciente).

Como explica la especialista: “es común confundir la dermatitis seborreica con otras patologías, como la caspa o la psoriasis, ya que sus síntomas son muy similares e incluso pueden coexistir al mismo tiempo. En el caso de la psoriasis, las escamas suelen ser más gruesas y más secas que las que presenta una dermatitis seborreica, y se suele manifestar también en otras partes del cuerpo, como los codos, las manos o los pies. Por lo general, la psoriasis en el cuero cabelludo suele ser más persistente y más difícil de tratar que la dermatitis seborreica, y aunque comparten algunos tratamientos, sí suelen ser necesarios algunos más adicionales. Por esta razón, es tan importante acudir al especialista ante los primeros síntomas y solicitar un diagnóstico para saber a qué nos enfrentamos y encontrar el tratamiento adecuado, ya que una dermatitis mantenida en el tiempo en un porcentaje elevado se puede terminar convirtiendo en psoriasis, más difícil de tratar”.

¿Puede derivar en alopecia?

Sí, si está en un punto en el cual ha provocado inflamación en el cuero cabelludo, lo cual daría lugar a un efluvio agudo, que puede llegar a afectar a la raíz del cabello, miniaturizándola. Cuando la enfermedad avanza sin tratamiento, el hongo Malassezia Furfur (responsable de la aparición de las lesiones y los síntomas de la dermatitis seborreica), puede llegar alterar el equilibrio hidro-lipídico del cuero cabelludo, afectando al ciclo de crecimiento del pelo y provocando su caída”, comenta la tricóloga.

¿Cuáles son los tratamientos más efectivos?

La dermatitis seborreica es una enfermedad recurrente a pesar de no tener cura, que suele manifestarse en forma de brotes a lo largo del tiempo. Además, la aparición de estos brotes puede estar relacionada con otros agentes externos, como un periodo intenso de estrés, que provoque que la enfermedad se reactive. Por esta razón, el principal objetivo será aprender a controlar y estabilizar los síntomas cada vez que haya un brote. La dermatitis seborreica no puede curarse con un champú, pero la elección de uno adecuado puede evitar sus síntomas. A pesar de sufrir la patología, el paciente puede no presentar síntomas.

El tratamiento dependerá de la intensidad con la que se manifieste la dermatitis. Por lo general, suele ser necesario el uso de champús con formulaciones especiales que incluyen ingredientes y principios activos como el climbazol, el polidocanol, el ácido salicílico, el zinc, etc. En los casos más severos se pueden prescribir también champús que contengan antifúngicos para combatir al hongo Malassezia Furfur.

“Si el cuero cabelludo presenta mucha inflamación, el especialista también puede indicar el uso de lociones de uso tópico con corticoides. En este punto, y como complemento al tratamiento farmacológico, el láser capilar será también un potente aliado, ya que su efecto antiinflamatorio ayudará a reducir la inflamación y las molestias del cuero cabelludo del paciente, además de regular y eliminar toxinas provocadas por el exceso de grasa, caspa, descamación, etc. En los casos en los que haya existido caída capilar, el láser también estimulará la producción de

colágeno, favoreciendo el crecimiento de pelo nuevo. Por lo general, y con el tratamiento adecuado, en pocas semanas el brote estará controlado y las molestias desaparecerán”, añade la tricóloga de Capilárea.

Ante cualquier síntoma que haga pensar en una posible dermatitis seborreica, la primera recomendación será siempre acudir a un especialista capilar y solicitar un análisis del cabello y del cuero cabelludo para saber si se está o no ante este tipo de patología y poner tratamiento cuanto antes.

“Además, un paciente de dermatitis seborreica deberá tener ciertas precauciones a la hora de evitar la aparición de nuevos brotes, como una correcta higiene del cuero cabelludo con los productos adecuados, evitar sudaciones excesivas y exponerse a climas extremos que reactiven los brotes y controlar su alimentación para reducir en lo posible un exceso de grasas animales”, concluye la especialista capilar.

Sobre Capilárea

Capilárea es una clínica capilar en Madrid acreditada y especializada en soluciones y tratamientos médico- estéticos contra a alopecia y la caída del cabello. Su equipo está formado por profesionales y especialistas del sector capilar, con más de 30 años de experiencia en sus diferentes campos: Dermatología, Cirugía, Tricología, Endocrinología.

Un diagnóstico claro y honesto, los últimos avances en tecnología capilar y la firme convicción de ofrecer al paciente un asesoramiento y seguimiento 100% personalizado son las tres claves en las que los profesionales de Capilárea basan su trabajo, con el fin de encontrar la mejor solución para los problemas de alopecia y caída del cabello. Desde tratamientos capilares preventivos para mujeres y hombres (Unidad de Láser Capilar y Bioestimulación a través de diversas técnicas como Capilaxis, BioDermia, Plasma Sanguíneo Rico en Plaquetas, y Mesoterapias combinadas) hasta soluciones definitivas con cirugía (Injerto capilar) o sin cirugía (Sistemas de Integración Capilar, Pelucas estéticas y Unidad de Oncología).

En su objetivo por seguir creciendo y haciendo cada vez más accesibles sus servicios a sus pacientes, Capilárea acaba de abrir su segunda clínica capilar en Madrid, en la Calle Princesa, 61, un nuevo centro que cuenta con un gran equipo de profesionales, especializados en Tricología y salud capilar, y con unas instalaciones que ofrecen el máximo confort y la más avanzada tecnología y equipamiento a sus pacientes.


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?