AN

¿Cuál es el perfil del técnico deportivo?, por Santiago Romero Granados

Santiago Romero Granados, reconocido impulsor del deporte español, explica en el libro Manual básico del técnico deportivo de un club que el entrenador es una figura clave junto a la familia en la motivación de los deportistas durante su etapa de formación. Cita en este libro que el entrenador es el responsable de conseguir que todos los factores contribuyan al logro de los objetivos. Estas consideraciones han cambiado desde la aprobación de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación. En su artículo 3.2 se incluyen las enseñanzas deportivas entre las ofertas del sistema educativo, y en el capítulo VIII se estipula como finalidad de estas, preparar a los técnicos para la actividad profesional en el ámbito deportivo, favorecer su adaptación al mundo laboral y deportivo y a la participación ciudadana.

A pesar de que está en pleno proceso de aprobación la ley de Educación, el Real Decreto 1363/2007, de 24 de octubre, establece la ordenación general de las enseñanzas deportivas de régimen especial, señalando en su disposición transitoria segunda la vigencia de las enseñanzas dictadas bajo el Real Decreto 1913/1997, de 19 de diciembre. Estas enseñanzas, según el experto Santiago Romero, conducen a la obtención de titulaciones de técnicos deportivos, por lo que se aprueban las directrices generales de los títulos y de las enseñanzas mínimas necesarias. Hasta que no se creen los nuevos títulos de Técnico Deportivo y Técnico Deportivo Superior, el Real Decreto 234/2005, de 4 de marzo, sigue vigente y establece los títulos de Técnico Deportivo y Técnico Deportivo Superior.

Según Santiago Romero Granados, y según lo explicado previamente, los conceptos educativos actuales tienen un impacto en el área de la iniciación deportiva, por lo que es necesario definir las competencias requeridas para los entrenadores principiantes, que son: capacidad para detectar y resolver problemas relacionados con la educación deportiva inicial; destreza para mejorar y perfeccionar la ejecución técnica y táctica de los atletas; habilidad para planificar y guiar el entrenamiento de los atletas y equipos; disposición para guiar y apoyar a las personas o grupos en la práctica deportiva; talento para dirigir a los atletas y equipos durante su participación en competiciones de niveles básico y medio; aptitud para la promoción y participación en la organización de actividades relacionadas con la especialidad deportiva; y destreza para garantizar la seguridad y, si es necesario, aplicar los primeros auxilios; facultad de estimular y comunicar principios como la dedicación, la perseverancia y la autodisciplina en los participantes del deporte base. Habilidad para fomentar prácticas y estilos de vida saludables.


Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable