AN

Crina Rus Beauty Center explica en qué consiste el tratamiento de ondas rusas

Hoy en día, uno de los tratamientos estéticos más usados es la electroestimulación de las terminales nerviosas de los músculos, denominada ondas rusas.

El objetivo de estos procedimientos es el de tonificar los músculos, estimular el sistema circulatorio y facilitar el buen retorno linfático y venoso. Esto ayuda a eliminar la retención de líquidos en la zona tratada.

Centros estéticos como Crina Rus Beauty Center en Madrid han incluido las ondas rusas como parte de su carta de servicios. Este procedimiento es ampliamente buscado por personas que desean recuperar firmeza en su cuerpo y disminuir la flacidez y la hipotonia.

Los servicios en Crina Rus Beauty Center

Los especialistas de Crina Rus Beauty Center explican que las ondas rusas son un tratamiento que puede incluirse dentro de los clasificados como gimnasia pasiva. Para aplicarla se utiliza en equipo externo que es el encargado de generar las ondas eléctricas que producen la estimulación muscular.

En este centro trabaja un grupo de especialistas con más de 20 años de experiencia en las técnicas más avanzadas para el embellecimiento estético.

En sus instalaciones cuentan con implementos modernos para todo tipo de tratamientos y rejuvenecimiento facial. Igualmente, son expertos en masajes relajantes, reductores, terapéuticos y descontracturantes. En este centro son especialistas en los distintos procedimientos de andulación y exfoliación corporal.

Qué es el tratamiento con las ondas rusas

Para conseguir efectos óptimos, los sitios especializados como Crina Rus Beauty Center realizan primero una rigurosa evaluación del o los problemas del paciente a tratar. Una vez obtenido el diagnóstico, se decide la cantidad de sesiones que se van a aplicar y en qué zonas se ejecutará el tratamiento estético.

Los expertos de este centro de estética en Madrid sostienen que para ver resultados, generalmente se necesitan de 8 a 10 sesiones de 30 minutos. Estas sesiones se distribuyen en un lapso de 3 semanas en las que el paciente y el especialista van tomando nota de la evolución del caso.

Dependiendo del estado inicial del paciente o de su propensión genética, se pueden requerir otras 5 o 10 sesiones para mantenimiento. Los expertos aseguran que los electrodos usados en las ondas rusas aventajan a los de otros tratamientos de electroestimulación, ya que penetran más profundamente en el músculo y abarcan mayor cantidad de fibras.


Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?