AN

Central Hipotecaria explica los beneficios de solicitar una hipoteca compartida

Actualmente, según las estadísticas de las autoridades oficiales, muchas de las hipotecas que se solicitan en España tienen dos titulares. Los expertos de Central Hipotecaria aseguran que esto responde al sueño de muchas parejas de tener una casa y a las ventajas que ofrece esta fórmula.

Asumir una hipoteca compartida puede incrementar significativamente la posibilidad de que el banco apruebe un préstamo. Sin embargo, los entendidos advierten que también implica responder una serie de interrogantes y constituye una prueba a la solidez de la pareja.

¿Qué opina Central Hipotecaria sobre las hipotecas compartidas?

La empresa Central Hipotecaria es una firma de intermediación financiera registrada en el Banco de España y en la que trabajan profesionales con mucha experiencia. Su objetivo principal es conseguir buenas alternativas en créditos hipotecarios para que sus clientes puedan tener una vivienda propia.

Su público objetivo son los clientes particulares, aunque han tratado con muchos perfiles de personas y parejas para quienes han hallado las mejores opciones. Explican que las hipotecas compartidas son acuerdos en los que el banco decide acreditar un préstamo a dos personas que serán las responsables de este.

En estos préstamos, ambos titulares son dueños de la propiedad y el acuerdo bancario establece qué porcentaje del préstamo le corresponde a cada uno. Además, las dos personas involucradas en la negociación son responsables del pago oportuno del total del crédito. Esta condición es válida independientemente de que uno de ellos deje de pagar.

¿Qué ventajas aporta solicitar una hipoteca compartida?

Los expertos de Central Hipotecaria afirman que la mayoría de las entidades financieras prefieren este tipo de préstamos. Los consideran menos arriesgados que los individuales. Según la firma intermediaria, cada vez es más raro que una única persona solicite un crédito hipotecario. La firma identifica claramente 3 ventajas.

La primera de ellas es que una pareja es percibida como un prestatario más estable que una persona individual y esto le otorga un mejor perfil. La segunda es que por lo general dos personas tienen mayor poder adquisitivo y estabilidad laboral que una sola. Esta mayor seguridad lleva al tercer beneficio, que es la posibilidad de conseguir créditos por cantidades mayores de dinero.

Central Hipotecaria advierte, sin embargo, que también existen desventajas. Estas generalmente están asociadas a una separación si uno de los miembros de la pareja decide no seguir pagando la hipoteca. También puede ocurrir que alguien en la pareja pierda el empleo y el otro no pueda o quiera seguir asumiendo la deuda. Aquí existen solo 3 posibilidades: disolver la comunidad de copropiedad, vender la propiedad a un tercero o que uno de los cónyuges cancele la hipoteca.


Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes