AN

APIMET habla sobre los beneficios de elegir una cubierta autoportante

Una cubierta autoportante es un sistema de techado que no necesita un soporte intermedio, por lo que no requiere de la construcción de grandes estructuras metálicas. Gracias a su diseño, es posible distribuir la temperatura del exterior y proteger el interior de los agentes climáticos y el ruido.

En cuanto a la estética, se trata de uno de los sistemas más limpios, pueden ser rectos o curvos y siempre se diseñan a la medida de la edificación. Para asegurar el correcto funcionamiento, empresas como APIMET se ocupan de la fabricación de cada pieza de forma detallada. Además, ofrecen diferentes materiales y diseños según el uso que se le dará al espacio.

Ventajas de elegir una cubierta autoportante

Elegir una cubierta autoportante puede suponer diferentes beneficios. El principal de ellos es un ahorro de hasta el 50 % del coste de construcción. Asimismo, son sistemas fáciles de instalar, por lo que existe un ahorro en el tiempo empleado. Con estas estructuras es posible cubrir alrededor de 1.000 metros cuadrados diarios.

Por otro lado, ayudan a aumentar la altura de las instalaciones debido a la curvatura que tienen algunos modelos. Esto es importante, sobre todo, en lugares destinados al almacenamiento de mercancía, ya que en cuanto más alto sea el techo, más espacio habrá para almacenar.

Las cubiertas también pueden ser una gran solución para iluminar espacios grandes. Sin embargo, esto dependerá del material y diseño empleado. Algunas son translúcidas y permiten el paso de los rayos solares. Otras dejan una abertura entre las paredes y la cubierta. Gracias a este tipo de iluminación sustentable, reducen el gasto de la energía eléctrica.

Por último, su adaptabilidad permite usarlas en mercados, parques industriales, canchas, oficinas, bodegas, ganaderías, iglesias, entre otros.

Elegir cubiertas autoportantes

Las cubiertas autoportantes son una buena opción a la hora de construir espacios destinados al almacenamiento. Sin embargo, esa no es su única utilidad. Los espacios deportivos como campos de fútbol, pistas de pádel, canchas de baloncesto y similares pueden beneficiarse de este sistema. Además de proteger a los jugadores en caso de lluvias, la cubierta también protege de los rayos de sol que pueden ser más intensos en determinadas horas del día, sobre todo en verano.

Para los negocios que quieran renovar su imagen, estas cubiertas pueden ser una opción económica y rápida. Además, al ser una instalación rápida, el negocio se puede mantener activo mientras se hace el cambio. Otros sitios que pueden beneficiarse de las cubiertas autoportantes son los campamentos, las iglesias o templos, establos, plazas de mercado o parques industriales, entre otros.

La empresa APIMET cuenta con un equipo técnico que se especializa en los cálculos y diseños personalizados para cada tipo de proyecto. Su objetivo es conseguir un acabado duradero, funcional y estético que responda a las necesidades de sus clientes.


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?